viernes, 10 de junio de 2016

LAS DOS PUNTAS: ARGENTINA ENTRE EL MERCOSUR Y LA ALIANZA DEL PACÍFICO

Por Carlos Bianco*

1. Cuando pa' Chile me voy…

El próximo 30 de junio el presidente Mauricio Macri viajará a Santiago de Chile para participar como "observador" en la Cumbre de Jefes de Estados de la Alianza del Pacífico (AP). Previamente, la Cancillería argentina presentó un pedido formal para que nuestro país se transforme en "Estado Observador" del bloque de países del Pacífico.

Se trata de una novedad en materia de política exterior para la Argentina, en tanto si bien nuestro país mantiene profundas e históricas relaciones comerciales de manera bilateral con cada uno de los Estados Parte de la AP, este involucramiento institucional en el bloque del Pacífico podría tratarse de un primer paso hacia un cambio más radical en la orientación del proceso de inserción al mundo que ha transitado la Argentina en los últimos doce años.

En el presente artículo, y en primer lugar, se caracteriza a la AP en tanto proceso de integración económica. En segundo lugar, se analizan las implicancias para la Argentina de transformarse en un Estado Observador de la AP. En tercer lugar, se desmiente la acusación respecto de la falta de interés de los gobiernos kirchneristas en relación a los países de la AP. Por último, se desenmascaran las verdaderas intenciones del macrismo por detrás de este "acercamiento" a la AP.

2. Cruzando la Cordillera: ¿Qué es la AP?

La AP fue creada el 28 de abril de 2011 en el marco de la "Cumbre de Lima para la Integración Profunda", a partir de la suscripción de la "Declaración Presidencial sobre la Alianza Pacífica" por parte de los presidentes de Colombia, Chile, México y Perú.

De acuerdo con el "Acuerdo Marco de la Alianza del Pacífico", tratado constitutivo del organismo suscripto el 6 de junio de 2012, la AP se trata de un "área de integración regional" conformada por Chile, Colombia, México y Perú, con los siguientes objetivos: i) construir un área de integración profunda para avanzar progresivamente hacia la libre circulación de bienes, servicios, capitales y personas; ii) impulsar un mayor crecimiento, desarrollo económico y competitividad de sus integrantes, iii) convertirse en una plataforma de articulación política, integración económica y comercial y proyección al mundo, con énfasis en la región Asia-Pacífico.

La importancia económica de los países de la AP en relación a la región de América Latina y el Caribe no es menor: en el año 2014 representó aproximadamente el 38% del PBI, el 50% del comercio exterior y el 44% del total de flujos de Inversión Extranjera Directa (IED) totales de América Latina y el Caribe. De acuerdo a los datos estimados a 2015, los países de la AP en conjunto cuentan con una población total de 216 millones de habitantes, un PBI per cápita promedio del orden de los 9.910 dólares, exportaciones por 567 mil millones e importaciones por 590 mil millones de dólares, e ingresos de inversión extranjera directa por unos 70 mil millones de dólares.

Individualmente, los países integrantes de la AP se caracterizan por haber firmado múltiples acuerdos de carácter comercial, tales como Tratados de Libre Comercio (TLCs), Acuerdos de Complementación Económica (ACEs) en el marco de la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI) y otros Acuerdos de Alcance Parcial (AAPs). Puntualmente, Chile posee 25 acuerdos comerciales con 64 países, México ha firmado un total de 20 acuerdos comerciales con 53 países, Perú es signatario de 19 acuerdos comerciales con 52 países, y Colombia participa de 10 acuerdos comerciales con 45 países. Una característica común a todos ellos es tener TLCs bilaterales tanto con los Estados Unidos (EE.UU.) como con la Unión Europea (UE).

El principal avance de los países de la AP en su declamado camino de "integración profunda" se trata del acuerdo comercial contenido en el "Protocolo Adicional al Acuerdo Marco de la Alianza del Pacífico", en donde se establece la creación de una zona de libre comercio (ZLC), de acuerdo con los parámetros dispuestos en el Artículo XXIV del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio de 1994 (GATT, por sus siglas en inglés) y del Artículo V del Acuerdo General sobre el Comercio de Servicios (AGCS), ambos integrantes del corpus jurídico del Acuerdo de Marrakech que dio origen a la Organización Mundial del Comercio (OMC).

El Protocolo Adicional tiene como objetivo incrementar el comercio entre las partes a través de la reducción arancelaria; el establecimiento de reglas de origen comunes; la facilitación del comercio y la cooperación aduanera; la disminución de obstáculos al comercio de carácter técnico, sanitario y fitosanitario; la creación de un régimen común de compras públicas; la liberalización del comercio transfronterizo de servicios; la imposición de reglas comunes para la inversión extranjera; la reglamentación común del comercio electrónico y de los sectores financieros, marítimos y de telecomunicaciones; y el establecimiento de un régimen específico para la solución de diferencias y controversias.

En síntesis, se trata básicamente de un TLC que incluye las disciplinas y cláusulas típicas de la última generación de este tipo de acuerdos, que exceden el comercio de bienes y servicios y reglamentan aspectos adicionales del vínculo económico entre los países firmantes, tales como las inversiones extranjeras o las compras públicas.

Luego de la fundación de la AP y de los avances que se registraron en la liberalización comercial y del resto de las disciplinas reseñadas, el 10 de febrero de 2014 se suscribió el "Primer Protocolo Adicional al Acuerdo Marco", con la finalidad de profundizar los acuerdos comerciales bilaterales suscriptos originalmente. En términos sustantivos, en el marco de este Primer Protocolo Adicional se acordó la eliminación de aranceles al 92% del comercio de bienes entre los cuatro socios, al tiempo que se llegó al entendimiento de que el restante 8% debería desaparecer entre el corto y el mediano plazo.

Otros avances logrados en los últimos años tienen que ver con i) la creación del Mercado Integrado Latinoamericano (MILA), una plataforma común de integración bursátil; ii) el lanzamiento de la Plataforma de Movilidad Académica y Estudiantil, que otorga un número acotado de becas a los estudiantes de los países miembros; iii) la eliminación de las visas de negocios y turismo; y iv) el desarrollo de ciertos instrumentos para facilitar el comercio (vgr. ventanilla única de comercio exterior y digitalización de los certificados de origen), entre otros de menor relevancia.

3. Entre cerros y quebradas: el vínculo comercial entre el MERCOSUR y la AP

Durante los últimos años la política exterior en materia económica del kirchnerismo hacia los países del Pacífico fue calificada de "obstruccionista", acusándola de impedir el "acercamiento" de los países del MERCOSUR a los países de la AP.

Para que esta acusación pueda ser calificada como verdadera, se deberían poder validar dos hipótesis: i) una primera, de carácter objetivo, sería la existencia de un alejamiento entre ambas regiones, condición necesaria para que haya tenido lugar el supuestamente postergado acercamiento; ii) una segunda, de carácter subjetivo, sería la inexistencia de voluntad política por parte de Argentina de hacer efectivo el acercamiento del MERCOSUR hacia el Pacífico.

En relación con la primera hipótesis, los datos de la realidad son más que contundentes. Respecto de la relación comercial entre Argentina y Chile, que se administra a través del ACE N° 55, desde hace tiempo funciona una desgravación arancelaria total del comercio tanto de importación como de exportación.

En el caso del vínculo comercial bilateral con Perú, el cual es regulado a través del ACE N° 58, Argentina tiene en la actualidad liberalizadas el 99,9% de las importaciones provenientes de Perú. Por su parte, Perú tiene liberalizadas el 94% de las importaciones provenientes desde Argentina; del resto, un 4% adicional se liberalizará a partir del 1° de enero de 1999.

Respecto de Colombia, país con el que Argentina regula su vínculo comercial mediante el ACE N° 59, el 90% de las importaciones colombianas que realiza Argentina se encuentran absolutamente liberalizadas, mientras que del resto existe un 4% adicional de productos con preferencias fijas para la importación. Por su parte, Colombia posee respecto de las importaciones provenientes desde Argentina un 83% del comercio absolutamente liberalizado, al tiempo que a partir del 1° de enero de 2018 se adicionará un 8% más.

Por último, en relación con México, país con el cual el vínculo comercial se encuentra administrado por el ACE N° 6, efectivamente existe una mayor "lejanía" en términos comerciales: sólo se encuentra absolutamente desgravado el 30% del comercio tanto de importación como de exportación. Sin embargo, se debe aclarar que durante 2015 el gobierno argentino presentó a su par mexicano una propuesta de profundización del ACE N° 6, de modo de efectivamente facilitar una mayor integración comercial en productos en los cuales Argentina presentaba ventajas competitivas respecto del país del norte.

En síntesis, en términos de apertura comercial, lejos de estar "alejado" de los países de la AP, Argentina se encuentra más que cercano, con niveles de liberalización comercial en promedio más amplios desde Argentina hacia los países de la AP que los ofrecidos inversamente. La excepción a la regla es México, en cuyo caso desde el año 2015 se estaba planteando un mayor "acercamiento".

Respecto de la segunda hipótesis, no sólo Argentina impulsó durante 2015 un mayor acercamiento comercial con México a través de la mencionada profundización del ACE N° 6, sino que también participó activamente durante 2014 y 2015 en la propuesta de un "Plan de Acción" consensuado en el seno del MERCOSUR y entregado a los pares de la AP, con el objetivo de lograr mayores vínculos y sinergias económicas entre ambos bloques.

Entre los principales puntos de ese "Plan de Acción" figuraban i) la profundización de todos los ACEs bilaterales entre los países del MERCOSUR y la AP; ii) avances en materia de facilitación del comercio (tales como la creación de certificados de origen digitales, ventanillas únicas de comercio exterior, un régimen de operadores económicos autorizados y la simplificación de procedimientos aduaneros); y iii) el desarrollo de instrumentos para promover el vínculo empresarial, tales como la participación cruzada en ferias comerciales regionales.

En síntesis, no sólo que la región del Pacífico se encuentra muy "cercana" a los países del MERCOSUR a juzgar por la normativa vigente en materia comercial, sino que además Argentina fue un actor principal en el impulso de las políticas necesarias para lograr un "acercamiento" aún mayor. No podría ser de otra forma, desde el momento en que los gobiernos kirchneristas definieron a la región latinoamericana como el ámbito privilegiado para la acumulación de capital y su inserción internacional, lo que tuvo su correlato en términos políticos en el rol protagónico cumplido en relación a la creación de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños.

4. Yo bailo en Chile la cueca: Argentina como "Estado Observador" de la AP

Como se adelantó, Argentina tendrá seguramente su bautismo de fuego como Estado Observador el próximo 30 de junio en Chile, en el marco de la Cumbre de Jefes de Estados de la AP. Sin embargo, el hecho de ser un "observador" no es un privilegio, ni una exclusividad, ni mucho menos.

La AP cuenta en la actualidad con 42 Estados Observadores, de los cuales quince corresponden a países europeos (España, Portugal, Francia, Bélgica, Reino Unido, Países Bajos, Dinamarca, Polonia, Finlandia, Suecia, Alemania, Hungría, Austria, Italia, Grecia y Suiza); trece se encuentran en el continente americano (Uruguay, Paraguay, Ecuador, Panamá, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Trinidad y Tobago, República Dominicana, Haití, Estados Unidos de América y Canadá); nueve pertenecen al Asia (China, Indonesia, Singapur, Tailandia, República de Corea, Japón, India, Israel, Turquía y Georgia); dos se encuentran localizados en Oceanía (Australia y Nueva Zelanda); y uno en el continente africano (Marruecos). Dentro de estos 42 Estados Observadores, Costa Rica y Panamá se han candidateado como para ingresar Estados Parte del mecanismo de integración.

Más allá de esta descripción cuantitativa, en términos cualitativos ser un Estado Observador de la AP significa poco y nada. Básicamente, los observadores pueden participar de aquellas reuniones presidenciales y ministeriales de la AP a las que sean invitados, aunque sólo con derecho a voz. Allende el "guiño político", la ventaja de ser un Estado Observador (respecto de no serlo) es básicamente el intercambio de experiencias y el acceso a información sobre el avance del proceso de integración al que eventualmente se puede acceder en dichas reuniones. Sin embargo, la experiencia indica que en las reuniones de las cuales participan los Estados Observadores no suelen incluir en la agenda ni discutir los aspectos sustantivos del proceso, sino que son estrictamente informativas de asuntos superficiales del esquema de integración.

En términos operativos, para transformarse en un Estado Observador de la AP el país interesado debe solicitarlo por escrito a la Presidencia Pro Témpore de la AP -actualmente en manos de Chile-, quien lo comunica a los Estados Parte para su consideración en el marco del Consejo de Ministros. Para la admisión, se requiere la aprobación unánime del Consejo de Ministros, quien además deberá definir las condiciones de la participación de dicho Estado en su carácter de Observador. Este proceso ya fue realizado por la Cancillería argentina y se descuenta que el conjunto de los Estados Parte de la AP validará la petición.

En síntesis, el hecho de transformarse eventualmente en un Estado Observador de la AP no conlleva implicancia concreta alguna, más allá de participar de un par de reuniones anuales de carácter estrictamente formal con voz pero sin voto, en donde no se suelen discutir los temas sustantivos del esquema de integración, sino solo realizar un repaso somero del estado actual del proceso.

5. Dos puntas tiene el camino: la región como espacio de acumulación o como plataforma de exportación

La solicitud realizada por la República Argentina para constituirse como Estado Observador del MERCOSUR, desde un punto de vista estrictamente económico, no conlleva ni oportunidades ni peligros. Se trata de una mera formalidad. Sin embargo, desde un punto de vista político o simbólico, dice mucho.

En primer lugar, se puede aventurar que se trata de un primer movimiento de carácter político y simbólico en el marco de una estrategia de mediano plazo tendiente a que Argentina se transforme en un Estado Parte de la AP.

En tal caso, y en términos formales, nuestro país ya cumple con las condiciones requeridas como para presentar su candidatura a Estado Miembro. De acuerdo con el "Acuerdo Marco" que da nacimiento y regula la AP, en caso de que un Estado Observador tenga interés en pasar a ser un Estado Parte, deberá tener suscritos acuerdos de libre comercio con al menos la mitad de los Estados Partes. Argentina ya cuenta con ACEs lo suficientemente amplios como para ser interpretados como TLCs con Chile, Perú y Colombia.

Si la solicitud es aceptada por los Estados Parte de manera unánime, Argentina tendría un año calendario (con posibilidad de prórroga) como para cumplimentar el conjunto de condiciones necesarias para iniciar el proceso de adhesión a la AP. Básicamente, se trata de que el candidato acepte sin reserva alguna el texto del "Acuerdo Marco" y el resto de los instrumentos y compromisos acordados por el Consejo de Ministros de la AP, y que tenga suscritos acuerdos de libre comercio con todos los Estados Parte de dicho bloque. En ese caso, nuestro país debería primero en avanzar en un TLC con México en el marco del ACE N° 6 de ALADI, cumpliendo con los parámetros dispuestos en el Artículo XXIV del GATT, puntualmente con aquel que reza que en el acuerdo "se eliminen los derechos de aduana y las demás reglamentaciones comerciales restrictivas (…) con respecto a lo esencial de los intercambios comerciales de los productos originarios de los territorios constitutivos de dicha zona de libre comercio".

En todo caso, la decisión respecto de la adhesión de un nuevo Estado Parte también debería ser tomada por unanimidad de los Estados Parte, hecho que se formalizaría a través de un Protocolo de Adhesión a ser ratificado por todos los Estados Parte de la AP.

En segundo lugar, y siguiendo con la trayectoria instrumental descripta arriba, Argentina no podría avanzar con esa estrategia sin que antes el MERCOSUR modifique su propia normativa. En efecto, hoy en día los países del MERCOSUR no se pueden sumar de manera individual como Estados Parte a la AP, ya que tanto el Tratado de Asunción de 1991 (constitutivo del MERCOSUR) como la Resolución CMC 32/00 indican que los países del MERCOSUR deben tener una política comercial y un arancel externo común (AEC). De acuerdo con esto, los países del MERCOSUR deben negociar en bloque la realización de acuerdos comerciales con países de extrazona, como sería el caso de los países de la AP.

Por ende, para poder sumarse a cualquier otro acuerdo (por ejemplo, la AP) como Estado Parte, primero se debería "flexibilizar" o "degradar" al MERCOSUR, dejando de lado su estatus actual de "Unión Aduanera" -es decir, de bloque económico con una política comercial común- para pasar a conformar un mero TLC -que no requiere de una política comercial común, sino solamente la liberalización comercial intrazona.

Una vez hecho esto, los países del MERCOSUR podrían sumarse individualmente a la AP, ya que de acuerdo al tratado constitutivo de esta última, los países pueden pasar a ser tanto Estados Parte como Estados Observadores de manera individual, pero no así en tanto bloque de países.

En tercer lugar, esta decisión de pasar a formar parte de la AP como Estado Observador quizás también responda a una estrategia de más largo plazo de formar parte de otros mega-acuerdos regionales, tales como el Trans-Pacific Partnership (TPP), dentro del cual ya se encuentran insertos tres de los cuatro Estados Parte de la AP (Chile, Perú y México). De hecho, ya se produjeron declaraciones en este sentido por parte de funcionarios de alto rango del gobierno macrista.

En suma, el problema de participar de la AP -sea como Estado Observador primero o como Estado Parte después- no es la AP en sí misma, sino la "degradación" del MERCOSUR que se necesitaría para poder avanzar en tal sentido, lo que permitiría a posteriori que Argentina pueda negociar individualmente e ingresar a otros acuerdos que sí serían peligrosos para el bienestar futuro de los argentinos, tales como el TPP. En tal sentido, podría sentenciarse que a cada proyecto político y a cada modelo económico le corresponden su estrategia de inserción internacional en general, y de vinculación regional en particular.

El proyecto político y el modelo económico kirchnerista necesitó para su desarrollo de un esquema de inserción internacional que priorizaba a la región en general, y al MERCOSUR en particular, como espacios de acumulación a partir de los cuales intentar obtener las economías de escala y aprendizaje necesarias para la proliferación de ciertos sectores industriales en condiciones más o menos competitivas a escala global.

Por el contrario, el proyecto político y el modelo económico macrista ven a la integración regional en general, y al MERCOSUR en particular, como meras plataformas de exportación de los productos en los que Argentina ya cuenta con ventajas competitivas de carácter estático, vinculadas con la cantidad y calidad de nuestros recursos naturales. En tal sentido, se expresa el interés de formar parte de un acuerdo como la AP que fue definido en esos mismos términos desde su inicio, para luego eventualmente pasar a formar parte de otros acuerdos de mayor magnitud pero que por detrás tienen la misma concepción librecambista.

*Docente-investigador de la Universidad Nacional de Quilmes y ex Secretario de Relaciones Económicas Internacionales.

Link: https://www.facebook.com/Economiasincorbata20032015/posts/1562906074010514:0

Cuando pa' Chile me voy...

Por Carlos Bianco *

El próximo 30 de junio el presidente Macri viajará a Chile para participar como "observador" en la Cumbre de Jefes de Estado de la Alianza del Pacífico (AP). Previamente, la Cancillería argentina presentó un pedido formal para que nuestro país se transforme en "Estado observador" de dicho bloque. Se trata de una novedad en materia de política exterior para la Argentina, ya que si bien nuestro país mantiene profundas e históricas relaciones comerciales con cada uno de los Estados parte de la AP, este involucramiento institucional podría tratarse de un primer paso hacia un cambio más radical en la orientación del proceso de inserción mundial de la Argentina.

En los hechos, la AP se trata de un Tratado de Libre Comercio (TLC) que, más allá de haber eliminado los aranceles al 92% del comercio de bienes entre sus socios, incluye las disciplinas típicas de la última generación de este tipo de acuerdos, las cuales reglamentan aspectos adicionales del vínculo económico entre países tales como las inversiones extranjeras o las compras públicas.

El hecho de ser un "observador" de la AP no es un privilegio, ni una exclusividad, ni mucho menos. La AP cuenta en la actualidad con 42 Estados observadores entre países de los cinco continentes. Ser un Estado observador de la AP significa poco y nada. Básicamente, los observadores pueden participar de aquellas reuniones a las que sean invitados, aunque sólo con derecho a voz. Sin embargo, la experiencia indica que en esos ámbitos no se suelen discutir los temas sustantivos del esquema de integración, sino solo realizar un repaso somero del estado del proceso.

La estrategia de mediano y largo plazo

La solicitud realizada por la República Argentina para constituirse como Estado observador de la AP, desde un punto de vista económico, no conlleva ni oportunidades ni peligros. Se trata de una mera formalidad. Sin embargo, desde un punto de vista político o simbólico, dice mucho.

En primer lugar, se puede aventurar que se trata de un primer movimiento en el marco de una estrategia de mediano plazo tendiente a que Argentina se transforme en un Estado parte de la AP. En términos formales, nuestro país ya cumple con las condiciones requeridas como para presentar su candidatura a Estado miembro, ya que tiene suscritos acuerdos de libre comercio con al menos la mitad de los Estados partes: los Acuerdos de Complementación Económica (ACEs) suscriptos con Chile, Perú y Colombia son lo suficientemente amplios como para ser interpretados como TLCs. En caso de que la solicitud sea aceptada por los Estados parte de manera unánime, Argentina tendría un año calendario (con posibilidad de prórroga) para cumplimentar el conjunto de condiciones necesarias para iniciar el proceso de adhesión a la AP: básicamente, tener suscritos TLCs con todos los Estados Parte, en cuyo caso nuestro país debería primero suscribir un TLC con México.

Sin embargo, Argentina no podría avanzar en esa dirección sin que antes el Mercosur modifique su propia normativa. Hoy en día los países del Mercosur no se pueden sumar de manera individual como Estados parte a la AP, ya que tanto el Tratado de Asunción como la Resolución CMC 32/00 indican que los países del bloque tienen una política comercial común. Por consiguiente, los países del Mercosur deben negociar en bloque la realización de acuerdos comerciales con países de extrazona. Para poder sumarse a cualquier otro acuerdo como Estado parte, primero se debería "flexibilizar" o "degradar" al Mercosur, dejando de lado su estatus actual de "unión aduanera" para pasar a conformar un mero TLC.

En segundo lugar, esta decisión de pasar a formar parte de la AP como Estado observador quizás también responda a una estrategia de más largo plazo de formar parte de otros mega-acuerdos regionales, tales como el Trans-Pacific Partnership (TPP), dentro del cual ya se encuentran insertos tres de los cuatro Estados parte de la AP (Chile, Perú y México). De hecho, ya se produjeron declaraciones en este sentido por parte de funcionarios de alto rango del gobierno macrista.

La región como espacio de acumulación o como plataforma de exportación

Participar de la AP como Estado observador es una mera formalidad. Una eventual participación como Estado parte requiere la "degradación" del Mercosur, lo que permitiría a posteriori que Argentina pueda negociar individualmente su ingreso a otros acuerdos que sí serían peligrosos para el bienestar futuro de los argentinos, tales como el TPP.

El proyecto político y el modelo económico kirchnerista necesitó para su desarrollo de un esquema de inserción internacional que priorizaba a la región y al Mercosur como espacios de acumulación a partir de los cuales obtener las economías de escala y aprendizaje necesarias para la proliferación de los sectores industriales. Por el contrario, el proyecto político y el modelo económico macrista ven a la región y al Mercosur como meras plataformas de exportación de los productos en los que Argentina ya cuenta con ventajas competitivas vinculadas con la cantidad y calidad de nuestros recursos naturales. La diferencia no es menor para el pueblo argentino.

* Docente-investigador de la Universidad Nacional de Quilmes y ex secretario de Relaciones Económicas Internacionales. 

Dos visiones sobre la decisión

2016-06-10 - Página 12

10/06/2016 Página 12 - Nota - El País - Pag. 8 

http://prensa.cancilleria.gov.ar/noticia.php?id=48859741

jueves, 28 de enero de 2016

Brasil llevará a Macri propuesta de libre comercio para automóviles

Brasil llevará a Macri propuesta de libre comercio para automóviles


28/01/2016

Por Daniel Rittner

"El Gobierno brasileño va a proponer a la Argentina una liberalización completa del intercambio de automóviles, a partir de julio, entre las dos mayores economías de América del Sur. La oferta de establecer el libre comercio en el sector será llevada personalmente por el Ministro de Desarrollo, Armando Monteiro Neto, a Buenos Aires después del carnaval. 

La industria automotriz nunca fue incorporada plenamente a las reglas generales del  Mercosur. El acuerdo bilateral que define un régimen específico para el sector ya recibió 41 anexos desde 1991, cuando fue firmado el Tratado de Asunción, documento de creación del bloque. 

Hoy el Brasil puede exportar, sin incidencia de tarifas, hasta US$ 150 por cada US$ 100 comprados de vehículos y autopartes producidos en la Argentina - el mismo límite vale en sentido contrario-. Eso significa que el índice "flex" entre los dos países es de 1,5. 

El excedente queda sujeto a la cobranza de la alícuota de importación. La última versión del acuerdo automotor fue prorrogada por 12 meses y sin alteraciones, en junio del año pasado, en la recta final del gobierno de Cristina Kirchner. 

Animadas con el aire liberalizador del Presidente Mauricio Macri, que dio un fin a las declaraciones juradas de importación (DJAI) e hizo más fluidas las transacciones entre los dos países, autoridades brasileñas están optimistas en cuanto a la posibilidad de  finalmente establecer el libre comercio automotor. 

Los nuevos funcionarios del gobierno argentino aún no tuvieron tiempo de abordar el tema, pero hay interés en una solución de largo plazo, que de previsibilidad a los planes de las fábricas (montadoras), y no deje la industria dependiendo constantemente de remiendos en el régimen automotor. 

Para los auxiliares de Macri, un ejemplo positivo es el acuerdo entre la Argentina y México, negociado en el último año de Cristina al frente de la Casa Rosada. El acuerdo prevé cuotas gradualmente mayores de exportaciones de vehículos y autopartes con tarifa cero hasta llegar al libre comercio en 2019. Brasil y México tienen un acuerdo con plazos semejantes. 

En Davos, al  margen del Fórum Económico Mundial, los ministros de Fazenda de los dos países-Nelson Barbosa y Alfonso Prat Gay se comprometieron la semana pasada, a dar prioridad a las negociaciones. El asunto es tratado  por Monteiro en Brasil y por el  pelo Ministro de Producción, Francisco Cabrera, del lado argentino. 

Los equipos técnicos se entendieron bien y el clima es de optimismo, tanto en el  Ministerio de Desarrollo como en Itamaraty, para avanzar en temas de la agenda bilateral que quedaron trabados en los últimos años. 

La idea en Brasilia es detonar formalmente el  proceso de negociación con la ida de Monteiro, probablemente en la  segunda quincena de febrero, para Buenos Aires. El Ministro llevará también una propuesta de acuerdo con la Argentina en el área de compras gubernamentales. O sea, si eso prosperara, empresas brasileñas podrían participar de licitaciones públicas abiertas por el gobierno argentino en las mismas condiciones de las firmas locales y viceversa. 

Después de una caída en 2014, las exportaciones de automóviles -y comerciales leves brasileños- al mercado vecino aumentaron 5,3% el año pasado, alcanzando 256,6 mil unidades. Del lado contrario, los embarques de vehículos argentinos para  Brasil tuvieron una  contracción de 33,7% y llegaron a las 197,5 mil unidades- poco más de la mitad de lo que se había verificado dos años antes. 

De acuerdo evalúa el gobierno brasileño, la coyuntura es favorable a la adopción del libre comercio, ya que los dos países no han disputado nuevas inversiones de fábricas en sus mercados y buscan solo salida a su producción actual. Brasil no quiere discutir ningún tipo de flexibilización en las reglas de origen, que solo reconocen como producido en Argentina un vehículo que tenga por lo menos el 60% de sus piezas fabricadas en Mercosur. 

El año pasado, surgieron  especulaciones de que el gobierno argentino- aún bajo el comando de Cristina- quería reducir esa exigencia, pero el pedido nunca fue llevado a los negociadores brasileños."


______________________________________________________________

Argentina recupera atraso tecnológico y puede aceptar acuerdo
Valor 
28/1/16
Por Marli Olmos 

Argentina consiguió recuperar una buena parte del atraso tecnológico que marcó su industria de vehículos hace algunos años. Al haberse convertido en una base importante de producción de pick-ups, estaría pronta para aceptar la oferta brasileña de libre comercio entre ambos lados de la frontera. 

Las grandes montadoras consiguieron, a pesar de las amarras impuestas durante el kirchnerismo, avanzar en proyectos importantes. Uno de los casos más emblemáticos es el de Toyota, que acaba de concluir una inversión de U$S 800 millones en la modernización de la fábrica, en Zárate, para producir la pick-up Hilux totalmente renovada.

El caso de Toyota complementa una tendencia orientada a las pick-ups, inaugurada años atrás por Ford. Pero será consagrada este año, con el estreno de la subsidiaria de General Motors de Argentina en el segmento de pick-ups. Para eso, la montadora amplió y renovó la fábrica, en Rosario. 

Es muy probable que en las recientes conversaciones entre los ministros de los equipos económicos de Brasil y Argentina este nuevo momento de la industria argentina haya sido destacado. De ahí la esperanza brasileña de que el nuevo gobierno acepte una apertura mayor. 

Faltaría, sin embargo, el viejo sueño del gobierno de Cristina Kirchner de elevar el índice de contenido de piezas nacionales en las líneas de montaje de Argentina. Pero, según la confidencia de ejecutivos del sector, la industria de autopiezas estaría pronta para volver a invertir en el país, si el nuevo gobierno diera señales de (tener) un programa económico con metas claras. 

La exigencia establecida en los últimos acuerdos, de que Brasil pueda exportar el equivalente a U$S 1,5 para cada U$S 1 importado de los argentinos, también perdió fuerza con la crisis de demanda en ambos países, que ahora es más fuerte en Brasil. Tal vez los dos países ya estén finalmente listos para abrir las fronteras automotrices. 

viernes, 22 de enero de 2016

EL "#MERCOSUR DEL SIGLO XXI"

EL "MERCOSUR DEL SIGLO XXI": FLEXIBILIDAD + RELACIONAMIENTO EXTERNO = MENOS INTEGRACIÓN

"...y si nos proponemos avanzar juntos, podremos llevar al MERCOSUR al siglo XXI"

Mauricio Macri
Presidente de la República Argentina
Asunción, 21 de diciembre de 2015

El 21 de diciembre pasado tuvo lugar la XLIX Cumbre de Jefes de Estado del MERCOSUR, que trajo como principal novedad política la presencia del nuevo presidente de la República Argentina Mauricio Macri y, junto con él, un giro copernicano de la postura de Argentina hacia el principal proceso de integración al que pertenece nuestro país.

Si bien Macri mantuvo la retórica del "firme compromiso con el MERCOSUR" y del carácter de "verdadero proyecto estratégico" para la Argentina, ... CONTINUAR LEYENDO ACÁ: https://www.facebook.com/Economiasincorbata20032015/posts/1509936305974158:0





Conferencia sobre las nuevas tendencias de comercio e inversión #WEF

viernes, 15 de enero de 2016

Cargas de exportación originadas en puertos argentinos

En BO de 14 de enero 2016 se publica:

MINISTERIO DE TRANSPORTE

Resolución 3/2016 (BO 14/01/16): "derógase la Disposición N° 1108 del 25 de octubre de 2013 de la SUBSECRETARÍA DE PUERTOS Y VÍAS NAVEGABLES y toda normativa complementaria o interpretativa a la misma."

La citada Disposición establecía que dentro del ámbito geográfico de los países integrantes del MERCOSUR las cargas de exportación originadas en puertos argentinos, únicamente podrían ser transbordadas en otros puertos de jurisdicción nacional o en puertos de los Estados Parte del MERCOSUR y sus Estados Asociados que mantengan vigentes acuerdos de transporte marítimo de cargas con la REPÚBLICA ARGENTINA.

http://www.infoleg.gob.ar/infolegInternet/anexos/255000-259999/257835/norma.htm

Disposición N° 1108/2013
http://www.infoleg.gob.ar/infolegInternet/anexos/220000-224999/221498/norma.htm



--
Julián Benítez

martes, 22 de diciembre de 2015

RG 3823 -AFIP- Sistema Integral de Monitoreo de Importaciones. Su implementación.


ADMINISTRACIÓN FEDERAL DE INGRESOS PÚBLICOS

Resolución General 3823

Sistema Integral de Monitoreo de Importaciones. Su implementación. Resoluciones
Generales Nros. 3.252, 3.255 y 3.256. Sus sustituciones.

Bs. As., 21/12/2015

VISTO las Resoluciones Generales Nros. 3.252, 3.255 y 3.256, y
CONSIDERANDO:

Que la Resolución General N° 3.252 estableció un régimen de información anticipada
aplicable a todas las destinaciones definitivas de importación a consumo.
Que mediante la Resolución General N° 3.255 se establecieron las pautas de gestión y
particularidades de detalle para la tramitación de la "Declaración Jurada Anticipada de
Importación" (DJAI).

Que la Resolución N° 3.256 aprobó el "Modelo de Convenio de Adhesión al Régimen
de Ventanilla Única Electrónica del Comercio Exterior – RG N° 3252 y 3255 (AFIP)".

Que el anticipo de información es considerado por la Organización Mundial de
Aduanas, dentro del Marco Normativo para Asegurar y Facilitar el Comercio Mundial,
un elemento básico que contribuye al fortalecimiento de las Aduanas a los fines de
enfrentar los desafíos actuales.

Que la disponibilidad de información estratégica anticipada posibilita una mayor
articulación entre las distintas áreas del Estado, potenciando los resultados de la
fiscalización integral.

Que es objetivo de esta Administración Federal el desarrollo de instrumentos que
además de optimizar sus funciones específicas en materia aduanera, favorezcan la
competitividad y la facilitación del comercio exterior, sin perder de vista, los controles y
la gestión de riesgo sobre las mercaderías.

Que en concordancia con dicho objetivo y las pautas planteadas por el Ministerio de
Producción, este Organismo ha diseñado el Sistema Integral de Monitoreo de
Importaciones (SIMI).

Que la adopción de este sistema permitirá homogeneizar y facilitar la información con
los organismos externos que participan en el desaduanamiento de las mercaderías con
las intervenciones que le competen a través de la Ventanilla Única de Comercio
Exterior (VUCE), implementada por la Resolución General N° 3.599.

Que en el contexto explicitado corresponde dejar sin efecto las Resoluciones Generales
N° 3.252, 3.255 y 3.256.

Que han tomado la intervención que les compete la Dirección de Legislación, las
Subdirecciones Generales de Asuntos Jurídicos, de Recaudación, de Fiscalización, de
Sistemas y Telecomunicaciones y Técnico Legal Aduanera y la Dirección General de
Aduanas.

Que la presente se dicta en ejercicio de las facultades conferidas por el Artículo 7° del
Decreto N° 618 del 10 de julio de 1997, sus modificatorios y sus complementarios.

Por ello,

EL ADMINISTRADOR FEDERAL
DE LA ADMINISTRACIÓN FEDERAL
DE INGRESOS PÚBLICOS
RESUELVE:

Artículo 1° — Apruébase el "Sistema Integral de Monitoreo de Importaciones" (SIMI),
siendo alcanzados aquellos sujetos comprendidos en el Apartado 1 del Artículo 91 de la
Ley N° 22.415 y sus modificaciones —Código Aduanero— y en la Resolución General
N° 2,551, inscriptos en los "Registros Especiales Aduaneros" previstos en el Título II de
la Resolución General N° 2.570, sus modificatorias y sus complementarias, con relación
a las destinaciones definitivas de importación para consumo.
Art. 2° — Las declaraciones efectuadas a través del Sistema Integral de Monitoreo de
Importaciones (SIMI) tendrán un plazo de validez de CIENTO OCHENTA (180) días
corridos, contados a partir de la fecha de su aprobación.
Art. 3° — Los sujetos referidos en el Artículo 1° deberán proporcionar la información
que se indica en el micrositio "Sistema Integral de Monitoreo de Importaciones
(SIMI)", disponible en el sitio "web" de esta Administración Federal
Art. 4° — La información registrada en el "Sistema Integral de Monitoreo de
Importaciones" (SIMI) será puesta a disposición de los organismos que adhieran o
hayan adherido a la "Ventanilla Única de Comercio Exterior" (VUCE), en los términos
de la Resolución General N° 3.599 y su modificatoria, en función de su competencia.
Art. 5° — Los organismos aludidos en el artículo precedente deberán pronunciarse en
un lapso no mayor a DIEZ (10) días. No obstante ello, los plazos podrán ampliarse en
aquellos casos en que la competencia específica del organismo adherente así lo amerite.
Esta Administración Federal comunicará a los importadores las novedades producidas
y, en su caso, las circunstancias que motivan las observaciones formuladas así como el
Organismo ante el cual deberán comparecer a los fines de su regularización, de
corresponder.
Art. 6° — Las situaciones de excepción, los manuales de uso de los aplicativos
involucrados y las pautas de gestión de las declaraciones efectuadas a través del
"Sistema Integral de Monitoreo de Importaciones (SIMI)", serán publicadas en el
micrositio "Sistema Integral de Monitoreo de Importaciones (SIMI)", disponible en el
sitio "web" de esta Administración Federal (http://www.afip.gob.ar).
Art. 7° — Facúltase a la Dirección General de Aduanas y a las Subdirecciones
Generales de Sistemas y Telecomunicaciones, de Fiscalización y de Recaudación a
mantener actualizadas las publicaciones mencionadas en el artículo precedente.
Art. 8° — Los organismos adheridos podrán, en orden a su competencia, acceder a la
información del Sistema Integral de Monitoreo de Importaciones (SIMI). Asimismo,
podrán solicitar a esta Administración Federal la inclusión de la información
complementaria que estimen necesaria.
Art. 9° — Al momento de oficializar la destinación definitiva de importación para
consumo, el Sistema Informático MALVINA (SIM) exigirá el número identificador
SIMI, realizará los controles de consistencia acordados con los organismos competentes
y verificará que la misma se encuentre validada por todos aquellos a los que les
corresponda intervenir.
Art. 10. — Los convenios celebrados con otros organismos mantienen su validez.
Art. 11. — Las Declaraciones Juradas Anticipadas de Importación (DJAI) registradas a
la fecha de entrada en vigor de la presente norma, en sus diferentes estados, mantienen
su vigencia.
Art. 12. — Déjanse sin efecto las Resoluciones Generales Nros. 3.252, 3.255 y 3.256.
Art. 13. — Esta resolución general entrará en vigencia el día siguiente al de su
publicación en el Boletín Oficial.
Art. 14. — Regístrese, dése a la Dirección Nacional del Registro Oficial para su
publicación y difúndase en el Boletín de la Dirección General de Aduanas. Cumplido,
archívese. — Alberto Abad.

martes, 1 de diciembre de 2015

Café UNASUR

*Si hay algún interesado e*l próximo *miércoles 9 de diciembre se llevará a cabo en la UMET una charla/café con el **Secretario General de la UNASUR.*

*Café UNASUR*

El próximo *miércoles 9 de diciembre* tendrá lugar en la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo*(UMET)* el *Café UNASUR*, una iniciativa que pretende construir una consciencia suramericana, a partir de las inquietudes, el debate y el diálogo directo entre la juventud y el *Secretario
General de la UNASUR, Ernesto Samper*. 

Se debatirá sobre problemáticas nacionales e internacionales que afectan a los jóvenes y están vinculadas a políticas públicas relacionadas con Educación, Derechos Humanos, Trabajo y Medio Ambiente. 

Asistirán estudiantes y docentes de la UMET así como de otras universidades argentinas.

Es una oportunidad única para debatir ideas e integrar, alrededor de una taza de café, diferentes puntos de vista sobre problemáticas globales que
afectan la vida diaria de las personas.



*Horario*: 8.30 - 13 hs
*Lugar*: Aula Magna UMET (Sarmiento 2037)
*Contacto*: secretariacademica@umet.edu.ar

*Inscripciones*: http://bit.ly/CafeUNASUR-UMET

jueves, 19 de noviembre de 2015

IV Cumbre ASPA

El Ministerio de Relaciones Exteriores del Reino de Arabia Saudita ha habilitado sitio IV Cumbre ASPA con documentación y otros antecedentes de la cumbre que tuvo lugar en Riad, el 10 y 11 de noviembre de 2015.




La marca país Argentina ocupa el segundo lugar entre las de América Latina

201-11-19 - El Cronista Comercial

EN LA REGIÓN, SÓLO ES SUPERADA POR LA DE BRASIL

La Argentina quedó segunda, debajo de Brasil, en un ranking sobre “marcas país” en América Latina. Se trata del Country Brand Report América Latina 2015/16, elaborado por la consultora Future- Brand y en el que participaron 2000 personas. Los primeros 10 puestos del ranking, que incluyó a 21 países de la región, se completaron con México, Chile, Perú, Costa Rica, Panamá, Cuba, Puerto Rico y Uruguay.

El estudio se realiza consultando a viajeros frecuentes y formadores de opinión de quince países externos a Latinoamérica y apunta a revelar la percepción y asociaciones que generan los países. Por ejemplo, se les pide que expresen qué palabras y qué marcas se asocian con cada país. En el caso de Argentina surgieron Buenos Aires, fútbol, Messi, naturaleza, Cataratas de Iguazú, belleza, tango, cocina, cultura, carne y amigable. Mientras que al mencionar marcas corporativas o culturales “made in Argentina”, se asoció al país con yerba mate, YPF, vinos, dulce de leche, Bagley, cuero, carne, lácteos, Aerolíneas Argentinas, series de televisión, La Martina y Fargo.

“Argentina tiene una de las mejores valoraciones en la región de los factores “made in” que miden el nivel de autenticidad, calidad, deseo de compra y la singularidad de los productos del país. Tenemos oportunidades para mejorar: el gran desafío será ampliar el círculo de marcas embajadoras del expertise argentino”, explicó Gustavo Koniszczer, managing director de Future- Brand Hispanoamérica.

En cuanto a los atributos que se destacan de la Argentina, resaltan las posibilidades que brinda para el turismo y la oferta de patrimonio y cultura.

En cuanto a las subcategorías, los puntos de mayor reconocimiento son las bellezas naturales, la gastronomía, las posibilidades de alojamiento turístico, y el deseo de vivir o de estudiar en el país.

“En general, la región está mejor posicionada en variables vinculadas con la experiencia más que con el propósito.

Sin embargo, el desempeño de Argentina es superior en ese eje destacándose especialmente en tolerancia, calidad de vida y buena infraestructura”, agregó Koniszczer.


FutureBrand es una firma global debranding. Para la encuesta se consultó a personas de Estados Unidos, Francia, Alemania, Reino Unido, Japón, China, Emiratos Arabes Unidos, India, Rusia y Turquía, entre otros países.

El consulado general argentino estará presente en AR/in/MI

2015-11-19 - Infobae

Con motivo de celebrarse la feria de ArtBasel desde el 4 al 6 de diciembre el consulado de la República Argentina mediante el embajador Marcelo Giusto, organiza una muestra de arte argentino en la emblemática The Freedom Tower en el downtown de Miami.

La muestra esta compuesta por ocho artistas Argentinos consagrados, que han tenido sus exposiciones en Miami y con una cuida selección de sus pinturas, que darán colorido albiceleste en la ciudad. Pérez Celis, Karina Chechil, Mariano Costa Pasteur, Mariana Font, Puchi Giustinian, Carolina Sardí, Sebastián Spreng y Sergio Vega son los artistas que expondrán el fi n de semana.

La muestra, en 600 Biscayne Blvd, estará abierta al público desde el 4 al 6 de diciembre.

La emblemática Torre de la Libertad durante estos días, estará iluminada con los colores de la bandera argentina.

jueves, 12 de noviembre de 2015

Sector eléctrico argentino busca nuevos mercados en Centroamérica

2015-11-12 - Infobae

12/11/2015 BAE - Nota - Oportunidades de negocios - Pag. 15 
Sector eléctrico argentino busca nuevos mercados en Centroamérica 

Empresas iniciaron gira por Honduras, Perú y Colombia
Francisco Martirena Auber
fmartirena diariobae.com

El sector eléctrico argentino salió a profundizar la búsqueda de nuevos mercados para elevar sus exportaciones, ahora con la mira puesta en todos los países de Centroamérica.
La Cámara Argentina de Industrias Electrónicas, Electromecánicas y Luminotécnicas (Cadieel) llevó media docena de empresas a la feria "IEEE Concapan XXXV", que se lleva a cabo en Tegucigalpa, la capital hondureña, desde ayer y hasta mañana.

"El crecimiento sostenido de las economías de la región y las importantes inversiones en materia de infraestructura energética previstas nos lleva a participar de esta feria de negocios que permite a la industria argentina entrar en contacto en forma directa con otras contrapartes potencialmente interesadas en sus productos, posibilitando su ingreso y ventas en este mercado", indicaron desde CADIEEL a BAE Negocios Internacional.

Las empresas que participan son Barbury Roker (materiales para instalaciones eléctricas), Dynalab (accesorios y sistemas para líneas de transmisión eléctrica), Lago Electromecánica (seccionadores, celdas, y tableros para media tensión), Leyden (bancos de capacitores); Sicame Argentina (accesorios para líneas de transmisión de energía) y Tadeo Czerweny (transformadores de potencia).

El mercado centroamericano y caribeño es un objetivo estratégico para la industria eléctrica argentina. Ya hubo acciones de promoción comercial en Guatemala, Nicaragua, Cuba, Costa Rica, República Dominicana, y Trinidad y Tobago.

Además, recalcaron que el 70% de las empresas agrupadas en la gremial empresaria exporta regularmente a más de 60 países en los cinco continentes.

Tras la visita a Tegucigalpa, Cadieel participará con un stand en la Feria Tecnológica del III Congreso Internacional de Ingeniería Eléctrica y Energías No Convencionales (CIIE 2015) que se llevara a cabo del 16 al 18 de noviembre, en la ciudad peruana de Arequipa.

Esta feria es organizada en la capital del sur peruano por la Universidad Nacional de San Agustín de Arequipa, junto con el Ministerio de Energía y Minas y el Consejo de Administración de Recursos para la Capacitación en Electricidad de ese país.

Posteriormente, en el marco del fortalecimiento de la relación bilateral con Colombia, el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto junto con CADIEEL ofrecerán el 23 y 24 de noviembre 'Taller de Oferta Tecnológica de Bienes de Capital - Sector Eléctricoº que tendrá lugar en Bogotá. este taller constará de una presentación de la oferta exportable argentina a potenciales contrapartes del sector público y privado local. 



EVALÚAN POTENCIALES INVERSIONES

Japoneses, con foco en autopartes
A comienzos de noviembre, la cámara autopartista AFAC recibió a una delegación de Jetro (Organización Japonesa para el Fomento del Comercio Exterior), donde se analizaron proyectos de trabajo conjuntos entre empresas del segmento industrial.

Integrada por su representante en la Argentina, Silvia Yamaki, y el Director para América Latina, Kojiro Takeshita, la corporación Jetro, además de analizar la coyuntura y perspectivas de la actividad automotriz en nuestro país, se lanzó a un estudio con expertos japoneses para evaluar potenciales subproveedores en la cadena automotriz.

Inversiones niponas en el segmento autopartista serían beneficiosas debido a la crisis de competitividad que atraviesan las empresas, y en un cuadro de situación muy complejo con elevada presión tributaria y mercados externos cerrados o en retroceso como es el caso de Brasil. En su matriz, el sector autopartista nacional es muy poco exportador y necesita abrir mercados. 

martes, 10 de noviembre de 2015

Jornada de Economía Política en Rosario


Acceda a toda la información del evento haciendo click en la imagen
La Jornada estará constituida por tres paneles en los que se debatirá sobre la economía y los medios de comunicación, la economía popular y los desafíos productivos en el sector industrial y agrario. 

Disertarán, entre otros, Augusto Costa, Emmanuel Álvarez Agis, Andrés Asiaín, Ernesto Mattos, Diego Rubinzal, Juan Monteverde, Carlos Del Frade y Eduardo Toniolli.

Surge con el propósito de contribuir a la generación de un espacio de debate y reflexión alternativo sobre la economía en la ciudad de Rosario. En el marco del fracaso de la economía ortodoxa para explicar y dar solución a la crisis económica internacional, creemos necesario plantear un debate económico alternativo al enfoque neoclásico, entendiendo que la economía es una ciencia social que pone el eje en las relaciones entre los distintos actores de la sociedad para resolver problemáticas de distribución del ingreso e inclusión social, como lo pensaron los economistas clásicos al incluir la palabra "Política" en esta ciencia.

La entrada es libre y gratuita con acreditación previa.

El impacto de una megadevaluación

Caída del consumo

Por Florencia Medici *

El tipo de cambio es una herramienta de política económica, no un
objetivo en sí mismo. Si la decisión es crecer, generando empleo y
protegiendo los ingresos de las mayorías, el mercado cambiario debe
ser regulado y el tipo de cambio no debe estar unificado. La
eliminación abrupta de cualquier regulación por parte del Estado sobre
el mercado de moneda extranjera, en una economía con problemas
estructurales de escasez de dólares como la argentina genera
movimientos bruscos en el tipo de cambio. En un país donde la mayor
proporción de las ventas externas son alimentos y derivados, y gran
componente del consumo final y de los insumos de las empresas
nacionales son importados, el encarecimiento del tipo de cambio se
traslada a precios. Si además se plantea un único tipo de cambio, que
implica eliminar indiscriminadamente las retenciones (correctamente
llamadas derechos de exportación), ese traslado a los precios no sería
desdeñable.

La redistribución de ingresos desde los asalariados y los empresarios
industriales hacia los sectores exportadores produciría una caída del
consumo, la inversión doméstica y, por consiguiente, del empleo. Sin
embargo, en los últimos días algunos economistas sostuvieron que la
eliminación del mal llamado "cepo cambiario", esto es, la regulación
de la compra de moneda extranjera para ahorro, eliminaría la pobreza y
el hambre. También se dijo que tener un único tipo de cambio (tanto
para exportar, importar, producir o ahorrar) no afectaría la actividad
económica y el empleo.

Entonces: ¿cuál es la explicación para sostener tales afirmaciones?
Por un lado, una manera de argumentar que un único tipo de cambio
resultaría beneficioso es suponer que la nueva situación cambiaria
provocaría un ingreso extraordinario de Inversión Extranjera Directa
(IED). Estos capitales sostendrían la actividad económica evitando la
pérdida de empleo que podría generar la fuerte devaluación. No
obstante, es importante recordar que los informes de Cepal advierten
que, en América del Sur (excepto Brasil), el 40 por ciento de la IED
se orientó a actividades extractivas durante el período 2007-2011 y
sólo el 16 por ciento al sector industrial, que es el sector relevante
para pensar en la generación de empleo. Estos datos confirman que la
IED refuerza las características estructurales de la región y, además,
aporta un saldo neto de dólares menor a lo esperado, pues en ese mismo
período, los egresos por concepto de utilidades alcanzaron el 92 por
ciento de los ingresos de esos capitales.

Por otro lado, una manera de eludir los efectos negativos de una
devaluación es evitándola. ¿Cómo sería esto posible en un contexto de
fuerte corrida al dólar? Con endeudamiento externo. Esta fue la
situación de los últimos años de la convertibilidad, cuando el sector
público se constituyó en el proveedor de las divisas requeridas por la
salida de capitales. Dicho de forma sencilla: el endeudamiento externo
público se convierte en una herramienta de política económica para
garantizar los dólares necesarios para que el sector privado convierta
los recursos indispensables para la producción nacional en activos
externos. Esta dinámica tampoco es sostenible y, tarde o temprano, la
devaluación se vuelve inevitable.

¿Es la compra de moneda extranjera sin control un objetivo de la
política pública que deba ser priorizado sobre cualquier otro? Entre
2007 y 2011, el 43 por ciento de las operaciones de compra de dólares
en el mercado legal de cambios fue por montos de más de 100.000
dólares. Además, el total de activos en el exterior sumaban –en 2012–
374.000 millones de dólares, equivalente a dos tercios del PBI de ese
año. Entonces ¿a quién beneficia un mercado de cambios sin
regulaciones?

El empresario que produce para el mercado interno necesita vender sus
productos, el trabajador necesita tener un empleo para poder consumir
esos bienes, el inversor necesita importar insumos y bienes de
capital, el turista necesita dólares para viajar y el exportador
necesita vender sus productos en el exterior. Demasiados objetivos
para una sola herramienta de política económica. No se puede cumplir
todos estos objetivos con un tipo de cambio único e igual para todos,
al menos sin dejar afuera a gran parte de la población. En conclusión,
es necesario tener objetivos claros y que la política económica se
enmarque en el logro de tales propósitos. También es importante que se
explique cómo esos instrumentos generarán las metas que se enuncian.
La economía no se explica con buenas intenciones, fe o magia.

* Docente de la Universidad Nacional de Moreno y >Universidad de Buenos Aires.

En manos del mercado

Por Esteban Kiper *
El equipo técnico de Cambiemos-PRO comenzó a echar luz sobre su
programa de gobierno. En el frente económico expresaron que en caso de
ser electos, apostarían a unificar el mercado cambiario, dando por
terminadas las restricciones cuantitativas. La política comercial
dejaría de hacer uso de la administración del comercio, liberalizando
el acceso de todas las importaciones. En materia de política
agropecuaria adelantaron que eliminarían las retenciones al maíz,
trigo, girasol y productos de las economías regionales, la reducción
de 5 puntos de las retenciones a la soja, y la eliminación de los
cupos de exportación. En el terreno energético se proponen eliminar
los subsidios a la demanda de energía eléctrica y gas natural. La
pertinencia de cada una de estas medidas no es objeto de análisis de
esta nota. Indagaremos sobre la consistencia de una política
macroeconómica que supone aplicar este paquete en simultáneo, y sin
escalas. Que de eso se trata la macroeconomía. No sólo qué hacer, sino
cómo y cuándo.

La unificación del mercado cambiario implicaría una devaluación que
los equipos técnicos de Cambiemos ubica en torno al 60 por ciento. La
devaluación se traslada de forma directa al precio de los bienes que
se exportan o importan. Debiéramos esperar entonces un aumento del
orden del 60 por ciento en el mes de diciembre sobre insumos
industriales, maquinarias, autos y alimentos.

Si al empujón de la devaluación sobre los precios de los alimentos
sumamos la promesa de eliminar retenciones y cupos de exportación, el
salto en el precio de la canasta básica alimenticia difícilmente sería
menor al 100 por ciento. Hoy el tipo de cambio que opera como
referencia para la fijación del precio de los alimentos es del orden
de los 6,5 pesos por dólar. La eliminación de retenciones y la
devaluación a 15 pesos por dólar supondría más que duplicar el tipo de
cambio de referencia para la canasta básica, y el proporcional
traslado a precios de góndola.

Consideremos adicionalmente el impacto que tendría la eliminación de
subsidios energéticos sobre la inflación. La tarifa eléctrica que hoy
se encuentra fuertemente subsidiada en todo el país experimentaría un
salto que podría ir del 300 al 1500 por ciento según el distrito. El
gas podría subir entre 200 y 500 por ciento. Y queda por conocer la
decisión que adoptarán en relación al subsidio al trasporte.

Sólo la apertura del comercio operaría cómo compensador del fuertísimo
sesgo inflacionario que supondría aplicar la política económica de
Cambiemos. Al liberar el acceso de las importaciones, los bienes de
consumo durable podrían estabilizarse, o incluso bajarían en algunos
casos. ¿Con qué consecuencia? La desaparición de empresas que
necesitan de la protección comercial para no sucumbir frente a la
competencia china. Y vale la pena reforzar esta idea: hay sectores,
como el textil, el calzado, o los juguetes, que son intensivos en mano
de obra, y no tienen chances de competir con sus pares chinos en
condiciones de libre mercado, a cualquier tipo de cambio real.

¿Qué se debería esperar entonces de la eventual aplicación de este
paquete? Sin dudas, un fuerte salto inflacionario, con incrementos de
precios más significativos en alimentos y servicios públicos, y un
aumento del desempleo por mortandad de empresas que producen bienes
durables.

Los trabajadores, ¿aceptarían la nueva distribución del ingreso que
surgiría del salto en el nivel de precios? ¿O demandarían aumentos
salariales que permitieran sostener su poder adquisitivo? La historia
económica argentina brinda ejemplos en ambos sentidos. En contextos de
pleno empleo y elevado nivel de sindicalización, los shocks
inflacionarios fueron resistidos por los trabajadores, estableciéndose
de hecho regímenes de alta inflación, con precios subiendo por sobre
el 50 por ciento anual, indexación y acortamiento de contratos. En
cambio en contextos de elevado desempleo, como en 2002, los shocks de
precios fueron absorbidos por los salarios, diluyéndose rápidamente la
inflación, pero con elevadísimos costos en materia de salario real,
pobreza e indigencia.

El panorama ante la posibilidad de triunfo de un frente que pregona
estas ideas, bajo cualquiera de las hipótesis analizadas, es
preocupante. Las políticas de shock no permitirían administrar los
costos de un ajuste. Cuando la economía se deja en manos del mercado
en materia cambiaria, comercial y tarifaria, el reparto de esos costos
se define por la relación de fuerzas que emana del propio mercado. Que
rara vez es favorable a los sectores populares. La transición a un
nueva configuración macroeconómica, que termine el proceso de
adaptación a las nuevas condiciones que impone la economía mundial,
debe tener al Estado como actor principal, marcando el ritmo, los
tiempos y la profundidad de cada política; y defendiendo a los más
vulnerables, a los trabajadores y a las empresas nacionales.

* Economista.

http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/2-285705-2015-11-09.html

viernes, 2 de octubre de 2015

Semana de la Carrera de Comercio Internacional: "El Nuevo Orden Mundial" @UNQoficial

Los días 6, 7 y 8 de octubre de 2015, la Universidad Nacional de Quilmes realizará, por octavo año consecutivo, la Semana de la Carrera de Comercio Internacional. En esta nueva edición el tópico de trabajo será El Nuevo Orden Mundial.

El eje principal de la Semana de la Carrera son las Jornadas de Formación y Análisis. Durante tres días se realizan distintas actividades constituidas por paneles de expertos en torno a un tópico específico que le da una identidad propia a cada edición anual de este evento.
 
:: Martes 6, miércoles 7 y jueves 8 de octubre de 2015, de 18 a 21 horas, en el Salón Auditorio "Nicolás Casullo".

Las jornadas contarán con transmisión online, en vivo, a través del Campus Virtual de la UVQ www.uvq.edu.ar  y el Canal de Noticias UNQ TV http://unqtv.unq.edu.ar/
 
Inscripción abierta hasta el viernes 2 de octubre de 2015 en https://eventioz.com.ar/e/jci-unq-2015-el-nuevo-orden-mundial
 
INFORMACiÓN ADICIONAL

INSCRIPCIÓN
Comité Organizador
Jornadas UNQ 2015 – El Nuevo Orden Mundial
Semana de la Carrera de Comercio Internacional UNQ / UVQ
 
CERTIFICADOS
Para el público de modalidad presencial, deberán contar con asistencia a 4 de 6 sesiones (actividades) y solicitar su emisión de certificado, con fecha máxima del 13 de octubre, al correo de las Jornadas 2015: web.jciunq@gmail.com. Para el público de modalidad virtual, deberán contar con conexión y asistencia a través del Campus Qoodle (UVQ) en 4 de 6 sesiones (actividades) y solicitar su emisión de certificado, con fecha máxima del 13 de octubre, al correo de las Jornadas 2015: web.jciunq@gmail.com.

ORGANIZAN
:: Dirección de la Licenciatura en Comercio Internacional UNQ / UVQ
Dirección de la Diplomatura en Economía y Administración UNQ
Dirección de la Licenciatura en Economía del Desarrollo
Dirección de la Maestría en Comercio y Negocios Internacionales
 
AUSPICIA
Dirección del Departamento de Economía y Administración UNQ


--
Julián Benítez

martes, 29 de septiembre de 2015

Expo Industrial Ciencia y Tecnología Quilmes 2015 - Stand @UNQOficial

La Universidad Nacional de Quilmes invita a visitar el stand que tendrá en la Expo Industrial Ciencia y Tecnología Quilmes 2015, que se realizará los días 1, 2 y 3 de octubre de 2015 de 14 a 21 hs. en el Predio La Bernalesa (Condarco 198, Quilmes). 

Durante las jornadas también se desarrollarán paneles, mesas de trabajo y presentaciones de docentes de la UNQ. 


domingo, 6 de septiembre de 2015

50 años del Instituto para la Integración de América Latina y el Caribe (@BIDintegracion) en @UNQoficial

El lunes 7 de septiembre, el Departamento de Economía y Administración de la Universalidad Nacional de Quilmes (UNQ) invita a la presentación "50 años del Instituto para la Integración de América Latina y el Caribe (INTAL)", dependiente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

En el marco de las actividades de aniversario se realizará una exposición sobre la historia reciente del INTAL y las actuales líneas de trabajo del Instituto. Asimismo, se expondrá sobre la utilidad de las bases de datos estadísticas sobre comercio e integración (DataINTAL e INTrade) que posee el Instituto.
 
Expositores invitados:
Gustavo Beliz (Director del INTAL)
Patricia Iannuzzi (Encargada de bases estadísticas - INTAL)
Alejandro Ramos (Economista Senior de Integración - INTAL).
 
Moderador:
Fernando Porta (UNQ)
 
Organiza:
Doctorado de la UNQ en Desarrollo Económico
 
Auspician:
Departamento de Economía y Administración UNQ
Licenciatura en Comercio Internacional UNQ
Licenciatura en Economía del Desarrollo UNQ
 
Informes e inscripción: deya@unq.edu.ar // 4365-7100 interno 5902

viernes, 4 de septiembre de 2015

Avanza el Banco del Sur @UNASUR

Representantes de Argentina, Brasil, Bolivia, Ecuador, Uruguay y Venezuela definieron aspectos claves para la puesta en marcha del Banco del Sur.

Se realizó en Buenos Aires la Segunda Reunión Ordinaria del Consejo de Administración del Banco del Sur, con el objetivo de definir algunos de los temas centrales que harán al funcionamiento del mecanismo regional de financiamiento. El encuentro, del que participaron representantes de Argentina, Bolivia, Brasil, Ecuador, Uruguay y Venezuela, se desarrolló los días 2 y 3 de septiembre en el Palacio San Martín de la Cancillería argentina.

La apertura de la reunión estuvo a cargo del Secretario de Relaciones Económicas Internacionales de la Cancillería, Carlos Bianco, quien destacó la importancia del Banco del Sur como fuente de financiamiento para el desarrollo regional y para el fortalecimiento de la integración económica latinoamericana. Participaron también funcionarios del Ministerio de Economía y Finanzas Públicas y del Banco Central de la República Argentina.

El encuentro sirvió para dar impulso definitivo a la decisión que en su momento fuera acordada al más alto nivel político por los mandatarios de los países sudamericanos. En tal sentido, se acordaron lineamientos y cursos de acción respecto de temas clave para el funcionamiento del Banco, tales como la instalación del Directorio Ejecutivo, la definición de un cronograma de aportes y la redacción del Acuerdo de Sede del Banco del Sur.

De esta forma, se logró un avance decisivo para la puesta en funcionamiento hacia fines de año de este mecanismo que facilitará la financiación de proyectos estratégicos para el desarrollo de la región en materia productiva y de infraestructura.

FUENTE: http://www.cancilleria.gov.ar/se-reunio-en-buenos-aires-el-consejo-de-administracion-del-banco-del-sur

lunes, 31 de agosto de 2015

Evento en la @UNQOficial por los 50 años del @BIDINTegracion

Compartimos la siguiente invitación para participar del evento "50 años del  INTAL - Instituto para la Integración de América Latina y el Caribe", que se realizará el próximo lunes 7 de septiembre de 2015 a las 19 hs en el Salón Auditorio "Nicolás Casullo" de la UNQ.
 
La actividad consistirá en una exposición sobre la historia reciente del Instituto y sobre las líneas de proyectos y de bases de datos de comercio e inversión que lleva adelante la entidad.
 
 
Informes e inscripcióndeya@unq.edu.ar // 4365-7100 interno 5902
 

¿Cómo exportar a Rusia?

Inscribite! Miercoles 02/09 desde las 9:30 hs. 

--
Julián Benítez

#Pymes de iluminación comienzan a retomar sus niveles de #exportación @ProyectoCIAA

Siete de cada diez empresas locales venden en el exterior

El mercado de productos de iluminación está integrado por un gran cantidad de Pymes industriales

Las fabricantes locales de artículos de iluminación comienzan a recuperar ventas y mercados en el exterior.
En el primer semestre, representó el 56% del total contra el 69% de esta segunda mitad, para recuperar el nivel de la segunda parte de 2014.
Al igual que en el semestre anterior un 12% de los empresarios vaticinaron un crecimiento de sus ventas al exterior, este porcentaje supera por dos puntos al indicador de la segunda mitad del año pasado, pero sigue muy lejos del 39% reflejado para el último semestre de 2013.

Por su parte, 63% de las empresas relevados indicaron que sus ventas al exterior se mantendrán estables y un 21% prevé una caída. En el semestre anterior esos indicadores fueron del 58% y 18 por ciento, respectivamente, es decir, que no se incrementó la visión positiva y aumentó la negativa, mientras que para la segunda mitad del año pasado fueron del 62% y 28%, indicó un relevamiento de CADIEEL, la Cámara Argentina de Industrias Electrónicas, Electromecánicas y Luminotécnicas.

"Tenemos vocación global. Estamos trabajando en la organización de la Quinta Ronda de Negocios Internacionales de nuestro sector que tendrá lugar en el seno de nuestra feria, BIEL Light+Building en septiembre del 15 al 19 de septiembre en La Rural para generar un ámbito de encuentro entre las industrias argentinas con potenciales compradores de nuestra oferta exportable procedentes de Bolivia, Brasil, Chile, Costa Rica y Ecuador", explicó Jorge Luis Cavanna, presidente de CADIEEL.

Las empresas incrementan inversiones

Ocho de cada diez pymes de la industria electroelectrónica y luminotécnica prevén concretar planes de inversión para este semestre, lo que revela un incremento de 16 puntos respecto a la segunda mitad de 2014, cuando el estudio reveló que un 61% de las empresas esperaba realizar desembolsos.
En cuanto a las ventas, las previsiones del sector medido en unidades- para este semestre indican que un 38% de los encuestados estiman un incremento, otro 38% consideran que se mantendrán estables y un 19% prevé una baja.

En la actualidad, el sector está conformado por más de 3.200 empresas que emplean cerca de 40.000 personas y facturan anualmente más de 3.000 millones de dólares


Compartir en Facebook