sábado, 31 de mayo de 2008

El alza de los precios de los alimentos: Una respuesta del SELA

Documento elaborado por la Secretaría Permanente del SELA para la Reunión Regional sobre Seguridad Alimentaria

Resumen Ejecutivo

Características de la crisis mundial
La tendencia al alza de los precios de los alimentos iniciada principalmente desde el año 2006, incrementándose en el año 2008, se constituyó en un importante factor de inflación en todas las regiones del mundo. El impacto de este “Tsunami silencioso”, como lo ha llamado las Naciones Unidas, se ha traducido en hambrunas, miseria y desnutrición, y en varios países ha generado motines y disturbios civiles.

En América Latina y el Caribe (ALC), la incidencia del alza del precio de los alimentos ha afectado tanto a los países exportadores como importadores netos. La inflación en alimentos fue mayor que la tasa de inflación general en la mayoría de los países, y en siete de ellos, alcanzó los dos dígitos en el 2007. Se estima que ello aumentará la pobreza e indigencia en más de 10 millones de personas en la región. Considerada en su conjunto, ALC es una región exportadora neta de alimentos. Entre los países de la región sólo los países del Caribe, Venezuela, y en menor medida México, son importadores netos de alimentos estructuralmente. Se ha estimado que la producción regional supera en un 30% los requisitos de la población en proteínas y calorías. Sin embargo, en ALC 52,4 millones de personas padecen hambre, lo que significa un 10% de la población que no tiene acceso adecuado a los alimentos.

Factores causantes de la crisis

Los factores causantes del extraordinario aumento del precio de los alimentos, ordenados según incidan en la demanda (consumo) u oferta de alimentos son de diversa naturaleza, tanto coyunturales como estructurales.

Los coyunturales son el aumento de la inversión financiera en commodities, la devaluación del dólar, el aumento del precio del petróleo, las restricciones a las exportaciones de grandes países exportadores y la reducción en los niveles de existencias. Los estructurales son el aumento de la demanda de Asia, de la demanda para uso animal, de la demanda para producir biocombustibles, el cambio climático, el aumento de costos de transporte y logística e insumos básicos, la limitación del uso de la tierra y el agua, el escaso uso de nuevas tecnologías y las políticas proteccionistas en países desarrollados.

Respuestas de la región

ALC ha respondido con celeridad al problema, para lo cual se han conformado en varias naciones instancias de coordinación y diseño de respuestas con la participación de instituciones gubernamentales y del sector privado. Se han activado mecanismos de coordinación existentes dentro de las instancias de integración y, además, se impulsan acciones de cooperación y bilaterales, tales como:

En Centroamérica se definió una Estrategia Regional Agroambiental (ERA) y se ha impulsado el Programa Regional de Seguridad Alimentaria y Nutricional para Centroamérica.

Los países miembros de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), en una Cumbre Extraordinaria realizada el 21 y 22 de abril de 2008 en Caracas, suscribieron el Acuerdo para el Desarrollo de Programas de Cooperación en Materia de Soberanía y Seguridad

Alimentaria y se acordó la creación de la Red de Comercialización Alimentaria del ALBA y el Fondo de Seguridad Alimentaria del ALBA con un capital inicial de US$ 100 millones.

Posteriormente, realizaron una Reunión de Emergencia y Soberanía Alimentaria, en abril de 2008, con la participación de representantes de Belice, Costa Rica, Cuba, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, Nicaragua, Panamá, República Dominicana y Venezuela, y acordaron crear una alianza regional para hacer frente a la crisis alimentaria mundial, y una Cumbre Presidencial sobre esta problemática, el 7 de mayo de 2008.

Los países de la Comunidad Andina han tomado decisiones destinadas al fortalecimiento de la Estrategia Subregional de Seguridad Alimentaria.

La Comunidad del Caribe fortalece su Programa Regional del Caribe para la Seguridad Alimentaria.

Ecuador y Venezuela firmaron un Convenio de Seguridad y Soberanía Alimentaria, y El Salvador y Colombia firmaron, a fines de abril de 2008, una declaración oficial al respecto.

Se realizó en México, a fines de mayo de 2008, una reunión técnica de alto nivel como parte de las acciones encaminadas a atender la problemática de la seguridad alimentaria en la región.

Por su parte, los organismos financieros regionales y subregionales están analizando el impacto de la situación del alza de precios de los alimentos y eventuales respuestas de política en sus ámbitos de competencia.

Conclusiones del Informe

-La situación actual de altos precios en los mercados agrícolas mundiales, a diferencia de situaciones anteriores, es que el aumento de los precios se verifica en forma conjunta para la gran mayoría de productos agrícolas producidos en la región, y en todos los granos tanto para consumo humano como animal.

-La inflación alimentaria causada por la crisis ha afectado tanto a países exportadores netos como importadores netos. La naturaleza y magnitud del impacto sobre los países, y sus repercusiones sobre la seguridad alimentaria no es la misma en todas las situaciones.

-El aumento récord de precios se realiza en un momento de abundancia de producción y comercio y no de escasez.

-Las políticas económicas a disposición de los gobiernos pueden tomar diversas formas, pero básicamente pueden agruparse en dos categorías. La primera reúne medidas que inciden sobre la demanda, que son más bien medidas de corto plazo para atender a la crisis, de índole humanitario/social. La segunda, agrupa medidas dirigidas a la oferta y que buscan la seguridad alimentaria a mediano y largo plazo, tales como los incentivos para la expansión de la producción agrícola.

-En el plano internacional, una conclusión exitosa en materia agrícola de la Ronda de Doha para el Desarrollo, también tendrá efectos positivos, de mediano plazo, en la seguridad alimentaria mundial. De esa manera, los países productores eficientes tendrían las garantías necesarias para realizar inversiones que aseguren una expansión considerable de su producción y oferta exportable.

El aporte del SELA

Del estudio se derivan importantes sugerencias y recomendaciones acerca del aporte que pudiera dar el SELA, como organismo intergubernamental exclusivamente latinoamericano y caribeño, en tres áreas:

1. En materia de Consulta y Coordinación, contribuir para que la región, actuando en forma concertada, tenga presencia, participación activa e iniciativas en los foros internacionales donde se discuta la materia, no sólo para que se atiendan sus necesidades, sino también porque la región puede aportar y ser parte de las soluciones globales que se acuerden.

-Una primera acción será la próxima Cumbre sobre la Seguridad Alimentaria Mundial del 3 al 5 de Junio próximo en Roma. El SELA debería aprovechar la presente reunión para coordinar posiciones sobre la materia, definiendo, por un lado, las políticas y programas que se requieren para garantizar la seguridad alimentaria regional, y por el otro, identificando la contribución que la región puede aportar a la estrategia que se promueva para atender la seguridad alimentaria a nivel mundial.

-Una segunda acción sería convocar una reunión regional para darle seguimiento a las decisiones de la Cumbre de Roma e identificar mandatos específicos en la materia para el Organismo. Otro tema podría ser el de las negociaciones agrícolas en la OMC.

Podría ser el momento adecuado, al iniciarse la fase final de estas negociaciones en Ginebra, para que la región planteara con fuerza posiciones coordinadas en los temas en los que se tiene convergencias para respaldar un final exitoso de la Ronda de Doha para el Desarrollo.

2. Una segunda área de acción donde el SELA puede realizar una contribución significativa es en asesoramiento técnico. EL SELA tiene capacidad para evaluar las implicaciones económicas y sociales del alza en los precios de los alimentos y apoyar a los países a identificar el conjunto apropiado y la secuencia de políticas de corto y mediano plazo necesarias para apoyar a sus grupos más vulnerables, al mismo tiempo que definir políticas de incentivos e inversiones para promover la producción de alimentos.

3. La tercera área de contribución del SELA es la cooperación regional, propiciando la instrumentación de programas de cooperación regional entre países miembros interesados en el tema de la seguridad alimentaria.

- Una posibilidad concreta para el logro de este objetivo, sería creación de un nuevo Comité de Acción sobre la Seguridad Alimentaria, con objetivos tales como: intercambio de experiencias sobre la aplicación y el impacto de medidas para contrarrestar los aspectos negativos del alza de precios de los alimentos; concertación de acuerdos de mediano y largo plazo para el suministro de alimentos (tipo Acuerdos de gas con Bolivia y Argentina); acuerdos de asistencia técnica, financiera y tecnológica para el fomento de la producción de alimentos; programas de complementación en las cadenas agroindustriales de países miembros; y, desarrollo e instrumentación de un Plan Especial de Emergencia para Haití.

- Otra área de cooperación regional prioritaria es el desarrollo y apoyo a una red de institutos de investigación regional dedicados exclusivamente al tema de la seguridad alimentaria mundial. La región tiene una contribución muy importante por realizar en esta materia, y los resultados podrían tener una fuerte incidencia en futuros programas de cooperación Sur-Sur. El SELA podría jugar un rol catalizador importante para la materialización de este objetivo.

- Asimismo, el SELA podría propiciar el establecimiento en el Banco del Sur (u otro regional o subregional) de un Fondo Especial para asistir a los países en sus programas de contingencias alimentarias. Además, podría apoyar a los países individualmente o en grupos, a participar más activamente en los diferentes programas de los organismos internacionales destinados a enfrentar el alza de los productos alimentarios y obtener mejores ventajas de los mismos. Finalmente, en un plano de mayor ambición política y de consolidación del proceso de integración regional, el SELA podría examinar los beneficios para la región de un Acuerdo Regional, cuyo principal objetivo sería el abastecimiento prioritario de alimentos y, aún más, de energía a los países de la región.

El texto completo puede ser consultado en el Portal del SELA

No hay comentarios:

Compartir en Facebook