miércoles, 29 de febrero de 2012

“Para los que importen insumos que no se puedan sustituir por mercancías no británicas, no habrá problemas”

Piden a firmas que importan productos británicos que procuren reemplazarlos

Causa Malvinas y comercio

El reclamo fue planteado por la ministra de Industria a las empresas que aumentaron sus compras al Reino Unido en 2011. "Es una señal en defensa de nuestros recursos naturales."

/fotos/20120229/notas/na11fo01.jpg
Débora Giorgi, ministra de Industria. El intercambio no es ajeno al reclamo de soberanía.
Por Javier Lewkowicz

El Gobierno pretende reducir las importaciones desde el Reino Unido, en una suerte de bloqueo comercial en respuesta a la situación de enclave colonial que representan las islas Malvinas. La ministra de Industria, Débora Giorgi, se comunicó en forma telefónica desde inicios de esta semana con los titulares de al menos veinte firmas nacionales y multinacionales que adquieren mercancías (productos finales o insumos) británicas y que hayan incrementado en 2011 el volumen de sus compras. Los instó a que modifiquen el origen de esas adquisiciones. "El Gobierno da una señal para quienes todavía utilizan al colonialismo como una forma de acceder a los recursos naturales ajenos", plantearon en Industria.

Más allá del histórico reclamo por la soberanía de las islas, el conflicto entre Argentina y el Reino Unido se agudizó en los últimos años a partir de las operaciones petroleras británicas en aguas cercanas a Malvinas. Gran Bretaña está realizando exploraciones que le permitirían ahorrar años de importaciones de crudo por un valor cercano a los 60 mil millones de dólares. La controversia, encima, se desata en un momento donde la escasez energética local determinó que las importaciones de combustibles en 2011 más que se duplicaran en forma anual.

Entre enero y noviembre del año pasado, Argentina importó desde Inglaterra, según datos de la cartera industrial, 614 millones de dólares, principalmente productos químicos, bienes de capital y metales, mientras que exportó 718 millones. En relación con 2010 las adquisiciones desde ese país crecieron un 40 por ciento, por encima del 31 por ciento de suba en las importaciones totales, de forma que el saldo comercial de 274 millones de 2010 se redujo a 104 millones de dólares en 2011. Para dimensionar el peso del comercio bilateral, cabe resaltar que las ventas argentinas a Inglaterra en 2011 representaron sólo el 0,9 por ciento del total de las exportaciones nacionales, mientras que en el caso británico, sus colocaciones a la Argentina son aún más insignificantes: registró en 2011 exportaciones totales que sumaron casi 406 mil millones de dólares.

Aunque en términos económicos la represalia comercial no tenga un peso decisivo para ninguno de los dos países, supone una escalada política de relevancia en la disputa bilateral. "Es fundamental que Argentina pueda determinar quiénes son sus socios comerciales estratégicos y, en ese sentido, el Gobierno también da una señal para quienes todavía utilizan al colonialismo como una forma de acceder a los recursos naturales ajenos", señalaron fuentes de la cartera que conduce Débora Giorgi.

La titular de Industria se comunicó esta semana con unas veinte compañías instaladas en el país, las que mayor incremento registraron en 2011 en sus importaciones desde el Reino Unido, para pedirles que modifiquen el origen de sus compras, como represalia por la dominación colonial. "Para los que importen insumos que no se puedan sustituir por mercancías no británicas, no habrá problemas", aseguran en esa cartera. Para analizar la marcha de las operaciones de importaciones se utilizará la información que brindan las declaraciones juradas anticipadas de importaciones de AFIP.

Entre las compañías que recibieron la advertencia oficial está Syngenta, que importa agroquímicos y semillas para el agro. Esa firma aumentó sus importaciones desde el Reino Unido un 430 por ciento entre 2010 y 2011. El año pasado compró la totalidad de los plaguicidas de uso agropecuario provenientes de ese país, por 33 millones de dólares. También fue advertida Finning, que importó por 13,2 millones, una suba anual de 149 por ciento en grupos electrógenos, volquetes automotores, palas mecánicas, cargadoras de carga frontal.

En tanto, la firma de maquinaria agrícola Case New Holland aumentó 141 por ciento sus compras de tractores británicos de 3,5 millones a 8,4 millones, mientras que el laboratorio farmacéutico Roemmers incrementó 55 por ciento sus adquisiciones, de 8,5 a 13,2 millones. En el caso de la industria automotriz, las importaciones de Ford desde el Reino Unido crecieron en un 21 por ciento, de 16,3 millones a 19,7 millones de dólares, por compras de accesorios de carrocerías, motores de émbolo y artículos de ferretería.

© 2000-2012 www.pagina12.com.ar  |  República Argentina  |  Todos los Derechos Reservados


No hay comentarios:

Compartir en Facebook