jueves, 28 de enero de 2016

Brasil llevará a Macri propuesta de libre comercio para automóviles

Brasil llevará a Macri propuesta de libre comercio para automóviles


28/01/2016

Por Daniel Rittner

"El Gobierno brasileño va a proponer a la Argentina una liberalización completa del intercambio de automóviles, a partir de julio, entre las dos mayores economías de América del Sur. La oferta de establecer el libre comercio en el sector será llevada personalmente por el Ministro de Desarrollo, Armando Monteiro Neto, a Buenos Aires después del carnaval. 

La industria automotriz nunca fue incorporada plenamente a las reglas generales del  Mercosur. El acuerdo bilateral que define un régimen específico para el sector ya recibió 41 anexos desde 1991, cuando fue firmado el Tratado de Asunción, documento de creación del bloque. 

Hoy el Brasil puede exportar, sin incidencia de tarifas, hasta US$ 150 por cada US$ 100 comprados de vehículos y autopartes producidos en la Argentina - el mismo límite vale en sentido contrario-. Eso significa que el índice "flex" entre los dos países es de 1,5. 

El excedente queda sujeto a la cobranza de la alícuota de importación. La última versión del acuerdo automotor fue prorrogada por 12 meses y sin alteraciones, en junio del año pasado, en la recta final del gobierno de Cristina Kirchner. 

Animadas con el aire liberalizador del Presidente Mauricio Macri, que dio un fin a las declaraciones juradas de importación (DJAI) e hizo más fluidas las transacciones entre los dos países, autoridades brasileñas están optimistas en cuanto a la posibilidad de  finalmente establecer el libre comercio automotor. 

Los nuevos funcionarios del gobierno argentino aún no tuvieron tiempo de abordar el tema, pero hay interés en una solución de largo plazo, que de previsibilidad a los planes de las fábricas (montadoras), y no deje la industria dependiendo constantemente de remiendos en el régimen automotor. 

Para los auxiliares de Macri, un ejemplo positivo es el acuerdo entre la Argentina y México, negociado en el último año de Cristina al frente de la Casa Rosada. El acuerdo prevé cuotas gradualmente mayores de exportaciones de vehículos y autopartes con tarifa cero hasta llegar al libre comercio en 2019. Brasil y México tienen un acuerdo con plazos semejantes. 

En Davos, al  margen del Fórum Económico Mundial, los ministros de Fazenda de los dos países-Nelson Barbosa y Alfonso Prat Gay se comprometieron la semana pasada, a dar prioridad a las negociaciones. El asunto es tratado  por Monteiro en Brasil y por el  pelo Ministro de Producción, Francisco Cabrera, del lado argentino. 

Los equipos técnicos se entendieron bien y el clima es de optimismo, tanto en el  Ministerio de Desarrollo como en Itamaraty, para avanzar en temas de la agenda bilateral que quedaron trabados en los últimos años. 

La idea en Brasilia es detonar formalmente el  proceso de negociación con la ida de Monteiro, probablemente en la  segunda quincena de febrero, para Buenos Aires. El Ministro llevará también una propuesta de acuerdo con la Argentina en el área de compras gubernamentales. O sea, si eso prosperara, empresas brasileñas podrían participar de licitaciones públicas abiertas por el gobierno argentino en las mismas condiciones de las firmas locales y viceversa. 

Después de una caída en 2014, las exportaciones de automóviles -y comerciales leves brasileños- al mercado vecino aumentaron 5,3% el año pasado, alcanzando 256,6 mil unidades. Del lado contrario, los embarques de vehículos argentinos para  Brasil tuvieron una  contracción de 33,7% y llegaron a las 197,5 mil unidades- poco más de la mitad de lo que se había verificado dos años antes. 

De acuerdo evalúa el gobierno brasileño, la coyuntura es favorable a la adopción del libre comercio, ya que los dos países no han disputado nuevas inversiones de fábricas en sus mercados y buscan solo salida a su producción actual. Brasil no quiere discutir ningún tipo de flexibilización en las reglas de origen, que solo reconocen como producido en Argentina un vehículo que tenga por lo menos el 60% de sus piezas fabricadas en Mercosur. 

El año pasado, surgieron  especulaciones de que el gobierno argentino- aún bajo el comando de Cristina- quería reducir esa exigencia, pero el pedido nunca fue llevado a los negociadores brasileños."


______________________________________________________________

Argentina recupera atraso tecnológico y puede aceptar acuerdo
Valor 
28/1/16
Por Marli Olmos 

Argentina consiguió recuperar una buena parte del atraso tecnológico que marcó su industria de vehículos hace algunos años. Al haberse convertido en una base importante de producción de pick-ups, estaría pronta para aceptar la oferta brasileña de libre comercio entre ambos lados de la frontera. 

Las grandes montadoras consiguieron, a pesar de las amarras impuestas durante el kirchnerismo, avanzar en proyectos importantes. Uno de los casos más emblemáticos es el de Toyota, que acaba de concluir una inversión de U$S 800 millones en la modernización de la fábrica, en Zárate, para producir la pick-up Hilux totalmente renovada.

El caso de Toyota complementa una tendencia orientada a las pick-ups, inaugurada años atrás por Ford. Pero será consagrada este año, con el estreno de la subsidiaria de General Motors de Argentina en el segmento de pick-ups. Para eso, la montadora amplió y renovó la fábrica, en Rosario. 

Es muy probable que en las recientes conversaciones entre los ministros de los equipos económicos de Brasil y Argentina este nuevo momento de la industria argentina haya sido destacado. De ahí la esperanza brasileña de que el nuevo gobierno acepte una apertura mayor. 

Faltaría, sin embargo, el viejo sueño del gobierno de Cristina Kirchner de elevar el índice de contenido de piezas nacionales en las líneas de montaje de Argentina. Pero, según la confidencia de ejecutivos del sector, la industria de autopiezas estaría pronta para volver a invertir en el país, si el nuevo gobierno diera señales de (tener) un programa económico con metas claras. 

La exigencia establecida en los últimos acuerdos, de que Brasil pueda exportar el equivalente a U$S 1,5 para cada U$S 1 importado de los argentinos, también perdió fuerza con la crisis de demanda en ambos países, que ahora es más fuerte en Brasil. Tal vez los dos países ya estén finalmente listos para abrir las fronteras automotrices. 

No hay comentarios:

Compartir en Facebook